Boletín
  Favorito Mapa del sitio Home E-mail Imprimir
 
  Acceso Intranet
  Usuario: 
  Clave: 
 
 
 
 

Documentos CEIS
 Volver
LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y  que lo hace…

Me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus acciones, la gente que no deja las soluciones al azar…
Me gusta la gente justa con su gente y consigo misma, pero que no pierda de vista que somos humanos y nos podemos equivocar…

Me gusta la gente que piensa que el trabajo en equipo entre amigos produce más que los caóticos esfuerzos individuales...

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría…

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos serenos y razonables a las decisiones de un jefe…

Me gusta la gente de criterio, la que no traga entero, la que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó…

Me gusta la gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos…

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, a éstos les llamo mis amigos…

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata…
                                                           Mario Benedetti

Con gente como esa, las personas con discapacidad participarían plenamente en una escuela para todos.
   
Con gente como esa, las personas con discapacidad tendrían más sencillo su incorporación al mercado de trabajo en la empresa ordinaria.
   
Con gente como esa, las personas con discapacidad tendrían a su alcance los apoyos que precisan en todos los aspectos de la vida.
   
Con gente como esa, en definitiva, las personas con discapacidad podrían mejorar su autonomía, su independencia y su autoestima, disponiendo de más oportunidades para participar plenamente en la sociedad.
   
    Pedro Otón.
    FUNDOWN  

La vida cotidiana no requiere grandes capacidades cognitivas, por eso, muchos de los problemas para la integración de las personas con discapacidad intelectual se podrían eliminar: para comprar el pan, para desempeñar muchos puestos de trabajo, para salir a pasear, o para realizar otras muchas tareas de la vida diaria no ponemos en juego una gran capacidad intelectual, por lo que no deberían suponer una barrera para la mayoría de personas.

FUNDOWN
Febrero 2007



 Volver
 
 
  Privacidad Nota Legal