Boletín
  Favorito Mapa del sitio Home E-mail Imprimir
 
  Acceso Intranet
  Usuario: 
  Clave: 
 
 
 
 

Histórico
 Volver
DESAFORTUNADO RETROCESO LABORAL
19/01/2011
Fuente: Expansión

El posible proyecto de reglamento de los procedimientos de regulación de empleo colectivos que se anuncia en los medios supone una marcha atrás al intento flexibilizador que inicialmente pretendía el Gobierno con la reforma laboral. Se desanda el camino recorrido en la regulación de las actuaciones empresariales en situaciones de crisis y, frente a los deseos de un marco laboral más flexible que ya suponen un clamor empresarial e internacional, nos encontramos ante una norma que abunda en la intervención administrativa, dificulta las decisiones empresariales en estas situaciones y, en definitiva, propiciará que el proceso de regulación de empleo colectivo (despidos, suspensiones, traslados y reducciones de jornada) se haga más complejo. ¡Lo que nos faltaba!

En efecto, en primer lugar cabe señalar que la definición de las causas económicas para acudir a estos procedimientos se hace de muy difícil prueba para el empresario por las rigideces que plantea el proyecto reglamentario. Incluso el término “pérdidas” se endurece al exigirse que éstas no sean coyunturales sino estructurales, desnaturalizando así el avance conseguido en la Ley 35/2010 sobre tipología de causas económicas.

Por otra parte, frente a los deseos flexibilizadores propios de otros países de nuestro entorno, se abunda en este borrador en una excesiva burocracia documental e intervención administrativa. La exigencia de numerosísimas pruebas para el empresario, informes y planes, todo ello supervisado por la autoridad laboral, hace muy complejo el proceso y además oneroso sobretodo para las pymes, que no gozan de excesivo recursos, máxime cuando se enfrentan a situaciones financieramente delicadas.

Por último, el sometimiento a la jurisdicción contencioso-administrativa de los recursos contra las decisiones tomadas por la autoridad, además de entrar en contradicción con el Anteproyecto de Ley de Procedimiento Laboral , suponen una clara dilación en la necesaria agilidad de tramitación de estos procesos que naturalmente deberían ser enjuiciados por los tribunales laborales. En definitiva, nuevamente una oportunidad perdida para mejorar nuestro maltrecho mercado laboral. Estamos a tiempo de evitarlo, pues no tiene mucho sentido el mercadeo en cuestiones tan vitales como ésta.



 Volver
 
 
  Privacidad Nota Legal