Boletín
  Favorito Mapa del sitio Home E-mail Imprimir
 
  Acceso Intranet
  Usuario: 
  Clave: 
 
 
 
 

Documentos CEIS
 Volver
INFORME 2009 DEL OBSERVATORIO DE LA INSERCIÓN OCUPACIONAL Y LA DIVERSIDAD SOCIAL
CEIS Integra publica el informe 2009 del Observatorio de la Inserción Ocupacional y la Diversidad Social

El Observatorio de la Inserción Ocupacional y la Diversidad Social presenta los resultados del estudio 2009 sobre la situación de colectivos marginales en el mercado de trabajo murciano.

En 2009, la realidad laboral, económica y social de nuestros colectivos de atención se manifiesta de múltiples maneras: precariedad laboral, déficit educativo y de cualificación, pobreza, infravaloración étnica y racial, discriminaciones de diversos tipos, irregularidad laboral, inestabilidad y temporalidad, entre otros. La intervención de las organizaciones sociales hace posible la apertura de vías que de otra manera no serían posibles, con los itinerarios formativos profesionales personalizados, la sensibilización hacia otras culturas y la mejora de la empleabilidad.

La recesión económica actual hace que las organizaciones sociales vean desbordados sus servicios y den buena cuenta del aumento de la demanda, tanto de atención primaria como de orientación laboral en la búsqueda de empleo. El volumen de usuarios/as atendidos/as en las unidades de orientación de las organizaciones sociales participantes se ha elevado en torno al 25% en el año de estudio, aunque se ha producido un retroceso en el número de inserciones conseguidas con respecto a 2008: se ha pasado de 1.546 a 866 en 2009, a través de mediación directa, lo que supone un descenso del 44%. De igual modo, en cómputo global –suma de colocaciones por mediación directa e indirecta- tenemos una imagen similar, se pasa de un 22% de inserciones en 2008 a un 11% en 2009.

En 2009 destacamos la atención a personas extranjeras, siendo éstas las que han conseguido mayor número de inserciones y específicamente el sexo femenino.  Las mujeres en proceso de regularización siguen ocupando cifras superiores a los hombres y no es casualidad que gran parte de ellas haya conseguido empleo en el sector doméstico en el que, debido a su regulación especial, es más difícil de controlar, por lo que el inmigrante es extremadamente vulnerable a los procesos de exclusión. Por otro lado en 2009 también hemos visto incrementarse el número de atenciones a hombres en un 52% con respecto al año anterior.

En cuanto a la contratación, en 2009 prácticamente han desaparecido las relaciones laborales mediante contrato mercantil y, es así, que la mayoría de las personas empleadas lo han hecho, bien mediante contratación por cuenta ajena o bien, sin contrato. Del total, un 50,3% de las mujeres y un 30% de los hombres se han visto empujados a emplearse sin ningún tipo de protección legal y/o laboral.

La temporalidad ha sido un marcador representativo en 2009, ya que esta opción se ha elevado considerablemente en detrimento de los contratos fijos o indefinidos. Un fenómeno a valorar es que alrededor de un 53% de todas las mujeres empleadas lo hacen como internas. Por otro lado, detectamos diferencias salariales entre sexos a distintos niveles. Si atendemos al número de personas, las mujeres siguen siendo las perjudicadas.

Este segundo año de crisis nos deja un recrudecimiento de la etapa anterior, aumentado aún más si cabe, por la finalización de las prestaciones y ayudas que reciben los desempleados. Ante esta situación existen tres flancos o puntos estratégicos a cubrir si queremos avanzar y dejar atrás la crisis laboral y económica acuciante que vivimos, observada por gobernantes y profesionales del sector: la mejora tanto del nivel educativo como de la cualificación profesional de los jóvenes que intentan acceder a un empleo, el incremento de la tasa de empleo de las mujeres y el reciclaje profesional de los parados, especialmente de sectores muy intensivos en mano de obra y con escasa cualificación profesional, que tendría que permitir su retorno al mercado de trabajo.

El II Pacto por la Estabilidad en el Empleo de la Región de Murcia 2007-2010 recoge en cada uno de los epígrafes del punto 3 “Políticas socio-laborales” medidas exclusivas dirigidas a grupos de difícil inserción y colectivos desfavorecidos. En este sentido, a lo largo del 2009 se ha desplegado un amplio abanico de políticas activas y pasivas en materia de empleo, apareciendo bonificaciones, ayudas y subvenciones que tienen como finalidad paliar los efectos de la crisis y mejorar la empleabilidad de determinados colectivos. Estas iniciativas, coordinadas e instrumentadas por el Servicio de Empleo y Formación de la Región de Murcia, han supuesto una importante herramienta para el impulso del empleo y el fomento de la estabilidad en la contratación.

En gran medida, el resultado de su aplicación ha tenido un impacto muy positivo en la facilitación del acceso a un trabajo a personas con problemas para conseguirlo -discapacitados, parados de larga duración, jóvenes, etc-, mostrándose más atractiva la contratación, además de tener un claro aspecto dinamizador en la inserción laboral. Es imperativo el mantenimiento de estos estímulos para que los colectivos con dificultades puedan tener una oportunidad o puerta de entrada al mercado laboral.

La lucha contra la exclusión social necesita una vigilancia incansable, que comienza por asegurar la posibilidad de acceso al trabajo, cumpliendo con el principio de igualdad de oportunidades y garantizando las condiciones labores. Por su parte, los gabinetes de orientación ponen al servicio de los/as usuarios/as todos sus esfuerzos y recursos disponibles, pero está en mano de los servicios públicos de empleo la implementación, desarrollo y eficiencia de las medidas tomadas para que éstas lleguen a conseguir los efectos deseados. Vemos imprescindible el apoyo y fortalecimiento a las organizaciones sociales entre cuyas funciones se encuentra la atención al empleo, más aún en estos momentos cuando su labor es insustituible.



 Descargas
Informe 2009
 Volver
 
 
  Privacidad Nota Legal