Boletín
  Favorito Mapa del sitio Home E-mail Imprimir
 
  Acceso Intranet
  Usuario: 
  Clave: 
 
 
 
 

Nuestro punto de partida
 Volver
¿INCLUSIÓN EN QUÉ? ¿EXCLUSIÓN DE QUÉ?
Click para ampliar
La  sociedad en la que vivimos y trabajamos está cada vez más conformada por territorios fronterizos. Nos referimos a territorios limitados por líneas artificialmente trazadas, que separan y definen la inclusión y la exclusión, la ciudadanía o la extranjería, la masculinidad y la feminidad, los mestizajes y los nacionalismos, lo global y lo local, lo personal y lo profesional, la teoría y la práctica, el empleo y el trabajo doméstico,…

Estas fronteras limitan, clasifican y separan a las personas situándolas en posiciones de desigualdad y de discriminación a la hora de elegir sus itinerarios vitales y profesionales.

Si hasta ahora se había considerado la falta de recursos económicos o las dificultades para acceder a ellos como causa principal de exclusión, no parece que sea esa la única. Las sociedades cambian y se transforman. Van apareciendo nuevos espacios sociales de exclusión y también de inclusión… pero cabe preguntarse ¿exclusión de qué? ¿inclusión en qué?

En la sociedad actual, el arquetipo ciudadano se configura como el valor de referencia universal y central, lo neutro, lo que debe ser, lo privilegiado,… lo incluido. La diferencia, lo diverso, las personas que se salen del perfil prototípico ejemplar, suelen constituirse como lo periférico, lo marginal, lo carente, lo invisibilizado… en definitiva, lo excluido.

Los términos exclusión o inclusión marcan fronteras, diferencias, sirven para definir quiénes están dentro, quiénes están en el límite y quiénes están fuera. Nuestro modelo social y económico nos ofrece “oportunidades” para que podamos ir incluyéndonos, aunque sea en los márgenes. Esta posibilidad de inclusión no ofrece garantías  y los costes son altos. Planteada con el único objetivo de una “buena integración”, no se nombran ni se valoran los procesos individuales y colectivos que vamos construyendo. En muchas ocasiones, la integración implica la asimilación, la pérdida de nuestra identidad diferencial, la eliminación de la diversidad y de los colores.

La exclusión o la inclusión no son características que definan a nadie. En cualquier caso, serían procesos sociales y dinámicos en los que cualquier persona podemos encontrarnos en determinadas etapas de nuestra vida. Todo fluctúa y, en diferentes momentos, podemos estar dentro o fuera de algún ámbito o proceso social.



 Volver
 
 
  Privacidad Nota Legal